La immigració andalusa a Catalunya a “Andalucía en la Historia”

Aquest abril la revista Andalucía en la Historia publica un interessant dossier al voltant de la inmigració andalusa a Catalunya durant el franquisme sota el títol “La novena provincia. La emigración de andaluces a Catalunya”. Coordinat pel professor de la UAB Martí Marín, en ell hem col·laborat diferents historiadors del CEFID (jo he realitzat un anàlisi de les Cases Regionals andaluses a Barcelona durant el franquisme).

A comienzos de los años setenta, en Cataluña vivían 840.000 personas nacidas en Andalucía. Si a esta cifra añadimos los hijos nacidos ya en Cataluña, el total supera ampliamente el millón cien mil personas. Es decir: cerca de la mitad del total de andaluces que salieron de su tierra en pos de un futuro mejor – más de dos millones de personas- se instalaron en Cataluña. La magnitud de este fenómeno en los años sesenta y setenta fue tal que hubo quien dio en bautizar a Cataluña como “la novena provincia andaluza”. Tanto la importancia cuantitativa de esta migración, como sus características sociológicas y culturales específicas, han motivado que el último número de la revista Andalucía en la Historia, editada por el Centro de Estudios Andaluces, haya dedicado su dossier central a este movimiento de población.

Y es que todos, o casi todos los andaluces, tenemos un familiar o amigo que vive o ha vivido en Cataluña. Pero a pesar de ello es poco lo que conocemos de este episodio tan reciente de nuestra historia. ¿Cuándo y cuántos se marcharon? ¿Por qué se fueron? ¿Cómo fue su llegada? ¿Consiguieron rápidamente un trabajo y una vivienda dignos? ¿Cómo fueron recibidos por las autoridades franquistas y por sus vecinos? ¿Se integraron rápidamente en la ciudad o fue la convivencia muy compleja? ¿Por qué la mayoría no regresó? Éstas son algunas de las preguntas a las que trata de responder este dosier, coordinado el profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, Martí Marín Corbera.

Los almerienses fueron los primeros andaluces en emigrar. La crisis de la minería y el retroceso en el sector de la uva de mesa llevó a que, ya en la temprana fecha de 1920, más de 40.000 almerienses se hubiesen visto obligados a emigrar, preferentemente con destino a Cataluña. Fueron los pioneros, pero no los únicos. Corrían los años cuarenta y Andalucía estaba sumida en la pesadilla de la posguerra. La pobreza y el hambre, pero también la represión política, motivaron una lenta pero constante llegada de emigrantes procedentes de toda Andalucía a Cataluña. Ni siquiera la política sistemática de expulsión de emigrantes llevada a cabo por las autoridades franquistas en los años cincuenta – entre 1950-55 Barcelona deportó a más de 15.000 emigrantes, muchos de ellos andaluces- consiguió detener este flujo. La corriente migratoria se disparó hasta cotas nunca vividas a comienzos de los años sesenta.

Comparteix

    Etiquetes: , , , ,

    Comentaris

    • Gemma

      01/06/2012 - 11:05

      Hola, la informació és molt interessant, però trobo a faltar alguna referència al llibre Barraques, de la Laura de Andrés Creus (Ara Llibres, 2011), en què es fa una aportació no només històrica sinó testimonial del barraquisme, amb testimonis i una munió de dades imprescindibles per entendre el barraquisme a casa nostra.

    • Vicente Moreno Cullell

      01/06/2012 - 11:14

      Gemma,

      No és cap omissió voluntària. Aquest dossier va ser publicat l’abril de 2010 i el llibre (realment imprescindible) de Laura de Andrés va aparèixer un any després.

    • Carlos Morón

      25/09/2013 - 12:58

      No es cierto, Vicente, el topico de que sea mayoritaria porcentulamente la población andaluza actual o pasada con familiares o amigos emigrados. Se trata sencillamente de una falta de atención al origen geográfico de los emigrados y su porcentaje entre los nacidos en Andalucía. Un desconocimientod e la dimensión demográfica andaluza… En los años 60 y 70, la población residente en Andalucía se mantuvo en torno a poco menos de 6 millones, en los años 80, en el cúlmen del proceso emigratorio que tratamos, el total de emigrados andaluces a Cataluña (mas de un millón contando a todoso los emigrados sin importar que retornaran o reemigraran) no alcanza ni siquiera un 15% del total de andaluces. A esto se suma el hecho de que mas de la mitad de los emigrantes andaluces a Cataluña procedían de solo 2 de las 8 provincias andaluzas (Jaén y Córdoba), por lo que la supuesta generalidad del fenomeno emigratorio andaluz a Cataluña se diluye aún mas. El impacto demográfico de este fenómeno migratorio fue mucho mayor en la sociedad de acogida que en la de partida, a menos que focalicemos la emigración no desde Andalucía, sino desde algunas pocas comarcas, minoritarias, de Andalucía. Personalmente, mis ancestros son todos de clase trabajadora y no hay ni un solo familiar pasado o presente emigrado a Cataluña en mi familia. Como yo hay millones de personas en nuestra tierra, la mayoría, de hecho, de los andaluces.

    • Sergio

      01/06/2015 - 22:07

      Carlos Morón, hay barrios del cinturón industrial de Barcelona p.e San Ildefonso de Cornellà de Llobregat donde el barrio es entero está habitado `por andaluces ( y extremeños) y sus descendientes, el catalán allí no es hablado por nadie.

    Escriu un comentari

    (*) Camps obligatoris

    *

    Normes d'ús